Páginas

Blog oficial de la escritora Raquel Sánchez García
"Escribir es mi vida y mientras exista una persona a la que mis letras le entretengan, pondré todo mi empeño en intentar convertirme, a través del papel, en un complemento de su felicidad" (Raquel Sánchez García)

"El mundo está lleno de puertas cerradas y nosotros nacimos para abrirlas todas" (Matilde Asensi)

Obras publicadas de Raquel Sánchez García

Obras publicadas de Raquel Sánchez García

Aviso

Traductor

Relatos Jamás Contados en tu idioma:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Menús

jueves, 27 de febrero de 2014

Raquel entrevista a David García en “Al otro lado de la pantalla”

Acabo de terminar otra de mis lecturas pendientes. Este libro me ha dejado una rara sensación, no sé si no he entendido muy bien la obra o lo que el autor quería contar pero, necesito un cambio.

Necesito cambiar de género, si es posible, leer otra cosa. Ahora que tengo tiempo y mi vena lectora se ha vuelto a despertar, no vamos a matarla de hambre literaria.

Ojeo los títulos de los libros que tengo aún pendientes por reseñar. Una larga lista se presenta ante mi pero, eso no me desanima.

Despacio, muy lentamente, casi como si los acariciara, van pasando poco a poco.

Me paro en uno, “El juego de Alex”. Recuerdo que este escritor hace tiempo me envió un email con información sobre su obra. Abro mi cuenta y busco su correo. Cuando lo encuentro, leo la sinopsis del libro.

“Tiene muy buena pinta” —me digo a mi misma.

Lo cargo en mi lector electrónico, me meto en la cama y comienzo la lectura.

Es la una y media de la madrugada, estoy tan metida en el libro, que el tiempo ha pasado rápido. Mi corazón está acelerado, miro la oscuridad del pasillo y por primera vez, tengo miedo. No se oye nada, el silencio de la noche se ha aliado con lo que tengo entre las manos, haciendo que mis sensaciones se subleven. Rápidamente, como si una fuerza se hubiera apoderado de mi, continuo leyendo superando mis temores. Al finalizar, suspiro, no sé muy bien por qué, cierro mi lector y apagó la luz.

Mientras caigo en una especie de duermevela, mi mente trabaja con preguntas curiosas que hoy le hago llegar a mi próximo invitado: David García Molina, autor de “El juego de Alex.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - O - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Raquel: Bienvenido David. Gracias por acudir a mi llamada y exponerte a la sección de Raquel entrevista a… en “Al otro lado de la pantalla”.
David: Gracias a ti, Raquel. Por darme la oportunidad de que los lectores de tu blog me conozcan.

Raquel: Leyendo la biografía que he publicado sobre ti, conocemos brevemente a David pero, tanto a mis lectores como a mí, nos gustaría saber ¿quién es, cómo se define y presenta el propio David García?
David: Alguien que quiere escribir buenas novelas. Que cuando un lector acabe uno de mis libros, le guste más o menos, piense que contiene una historia que le ha hecho experimentar sensaciones.

Raquel: Antes de convertirte en escritor, te licenciaste en Historia y actualmente trabajas como técnico sociocultural en el Ayuntamiento de Zaragoza ¿en qué consiste tu profesión?
David: Desarrollamos labores administrativas, de diseño y gestión de proyectos, dirección de centros etc., en diversos ámbitos: cultura, servicios sociales, participación ciudadana, juventud y educación. Actualmente, trabajo en los servicios sociales.

Raquel: Supongo que esta pregunta ya te la habrán realizado muchas veces pero, ¿cuándo nació esa necesidad de transformar tus ideas en palabras y plasmarlas en un papel?
David: Siempre me ha gustado escribir. Lo dejé aparcado durante mi formación académica. Y con el tiempo, tras leer grandes libros, surgió de nuevo mi interés por la literatura.

Raquel: La familia es un pilar importante en nuestras vidas, ¿qué te dijeron ellos cuando les comunicaste que ibas a lanzarte al mundo literario?
David: Sorpresa y expectación. Desde entonces me han apoyado mucho.

Raquel: Al hilo de mi anterior cuestión, ¿cuál fue el primer escrito que sacaste al público?
DavidEl juego de Alex.

Raquel: ¿Tuvo buena acogida esa primera obra?
David: Depende de cómo se evalúe. Bajo mi punto de vista, sí. Para un autor desconocido, que su primera novela sea leída por tantas personas es toda una sorpresa abrumadora. En un principio, se podía descargar de manera gratuita y esto influyó mucho en el interés del público. Posteriormente, tras su traducción al inglés (otra agradable sorpresa), la puse a la venta porque me parecía un agravio comparativo seguir manteniéndola libre cuando los lectores en inglés debían de adquirirla. A partir de entonces, aunque el precio es muy bajo, el número de lectores ha descendido considerablemente.

Raquel: Ahora hablemos de El juego de Alex, ¿cuándo comenzaste a escribirla?
David: Volvía en tren a Zaragoza y durante el trayecto me puse a hacer un esbozo de la trama. Ha sido, sin duda, el viaje más corto de mi vida. Creo que fue en el año 2011.

Raquel: La trama y desarrollo de la obra se sitúa en Esco, un pueblo casi deshabitado de la comarca de la Jacetania, provincia de Zaragoza, Aragón (España) junto al pantano de Yesa y en las proximidades de Sigües, ¿por qué elegiste el pueblo de Esco como lugar clave de tu obra?
David: Fue de manera fortuita. Viajaba con mi pareja por el valle del Roncal y mientras conducía observé la silueta de Esco. Frenazo no di, no voy a caer en una exageración literaria, pero sí que aparque junto a la pista que conduce al pueblo.

Raquel: Según mencionas, esta novela corta de misterio nace, de manera fortuita, en un viaje al pueblo abandonado de Esco. Las sensaciones experimentadas y transmitidas por sus ruinas, te impulsaron a escribir esta historia. ¿Qué fue lo que sentiste para decir: “esto tengo que contarlo en una novela”?
David: Lo que sienten los personajes. El silencio y la atmósfera de desolación y abandono ejercen tanto influjo que sientes pena y un absoluto respeto. Es preciso caminar por Esco para entenderlo.

Raquel: ¿Qué ocurrió para que este pueblo fuera deshabitado y abandonado?
David: Con la construcción del pantano de Yesa, sus tierras de labor fueron anegadas. Los vecinos del pueblo vivían, principalmente, de la agricultura. De modo que muchos emigraron y este proceso no se paralizó.

Raquel: Tengo entendido, si no es así corrígeme, que existe una plataforma para apoyar la reconstrucción y realojo de Esco.
David: Sí. La página web de la asociación de los antiguos habitantes de la localidad es: http://www.deesco.org/. Allí se puede encontrar información sobre Esco y sus proyectos. Entre ellos, destaca la rehabilitación del núcleo, un proyecto realizado por estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Raquel: ¿De qué forma podemos actuar para colaborar en esta campaña sobre Esco?
David: En la página web hay una sección donde cualquier interesado puede ponerse en contacto con la asociación. Su presidente le atenderá e informará. En cualquier caso, todos podemos colaborar, visitando Esco y otros pueblos abandonados, hablando de ellos en nuestras conversaciones y en las redes sociales. Lo importante es sensibilizar al mayor número de personas de la importancia de conservar el patrimonio y, en los casos que no sea posible, como mínimo mantener vivo el recuerdo de estas localidades y de las personas que vivieron allí.

Raquel: ¿Tuviste que documentarte mucho para poder escribir la trama que en ella se desarrolla?
David: No mucho. Una novela histórica requiere mucho más trabajo de investigación.

Raquel: Si se puede saber ¿qué medios utilizaste en tu investigación?
David: Principalmente la página web de la asociación. Luego, el trabajo de campo ya lo tenía hecho con mi visita al pueblo.

Raquel: ¿Por qué elegiste los juegos de rol para desarrollar el argumento de tu novela?
David: A algunos de mis amigos les encantan. De modo que aunque yo no juego, conozco su dinámica. Creí que era una manera amena de introducir la trama. Hay personas que cuando leen la sinopsis juzgan que es una trama orientada al público juvenil por dicho aspecto. Y aunque a los jóvenes les encanta, no es así. El juego de Alex tiene un tono y un trasfondo que no es el de la literatura juvenil. Si el lector supera ese primer reparo, puede que termine con algo agitado en su interior cuando acabe la novela.

Raquel: En la sinopsis de la obra mencionas el cadáver ahogado de una niña de nueve años en la orilla del pantano de Yesa, ¿es un hecho verídico?
David: No, es ficción.

Raquel: Algún personaje de tu novela, ¿se basa en una persona real?
David: No. Y aunque estuviera inspirado te diría que no.

Raquel: Dentro de tu obra hay varios personajes, ¿cuál es tu favorito?, y ¿por qué?
David: No tengo especial predilección por ninguno. Todos tienen su función y sus claroscuros. Si los lectores encuentran simpatía por varios de ellos, eso significa que están bien construidos; si solo la tuvieran por uno, me preocuparía.

Raquel: De todas las opiniones que ha recibido El juego de Alex ¿cuál es la que más te ha gustado, a la que guardas más cariño o destacas por encima de todas y por qué?
David: De todas se aprende. Evidentemente, las positivas te infunden ánimo y las que analizan aspectos que tus has querido destacar manifiestan que tu trabajo ha sido efectivo. De las que guardo más cariño son las que me hicieron mis seres cercanos: mi pareja, mi sobrina Miren, mis padres, mis amigos.

Raquel: Siendo tu el autor, ¿cuáles son los puntos que destacarías de tu obra para que en cuanto termine, si fuese uno de los lectores que está leyendo esta entrevista, fuera sin perder ni un minuto a comprar tu novela?
David: Se lee en una tarde y durante ese tiempo es posible que se sumerja en una historia con una trama y ambientación peculiar que no le dejará indiferente.

Raquel: ¿Cuáles fueron los motivos que causaron que pusieras en venta tu libro de forma electrónica y no en papel?
David: La falta de una editorial. Me gustaría que si se publicara en papel contara con el respaldo y la profesionalidad de una editorial.

Raquel: Haznos un resumen de la trayectoria de El juego de Alex en el mercado.
David: Como ya he explicado, cuando era posible su descarga gratuita tuvo una gran aceptación, con más de mil lectores y el interés de varios medios de prensa y radio regionales. En Amazon, también muchos lectores, unos doscientos, se interesaron por ella el fin de semana de su estreno con una promoción gratuita. Tras ello, las compras han sido anecdóticas. Quizá debido a poca publicidad por mi parte, la situación actual de crisis económica, la piratería, que no ha gustado lo suficiente y no se ha producido la recomendación por el boca a boca… No sé que habrá influido más. En cualquier caso no estoy preocupado, me doy por satisfecho, para mí es todo un logro que tantas personas se hayan interesado. Si la novela tiene más recorrido el tiempo lo dirá.

Raquel: En alguna ocasión decidiste poner tu obra a disposición de los lectores de forma gratuita ¿qué fin pretendías conseguir con ello?
David: Una mayor difusión.

Raquel: ¿Por qué escogiste la novela corta?
David: Era la primera obra que escribía. Quería hacer algo conciso y contundente. Algunas personas echan en falta una mayor extensión, en especial, en la parte final. Decidí conscientemente apostar por uno electrizante, o como yo digo de manera coloquial: por un hachazo que te deje pálido —a pesar del riesgo que suponía porque muchos lectores están acostumbrados a un final amasado con lentitud y alargado de manera innecesaria, bajo mi punto de vista, en gran parte de los casos—.

Raquel: ¿Te consideras un escritor independiente o como lo denomina ahora: indie?
David: No, porque no me parece acertado el termino. Nada tienen en común en cuanto a estilo, género o temáticas, tan solo comparten una característica: venden sus obras en formato digital, aunque también alguno lo haga en papel, en plataformas de comercio electrónico. No creo que la forma de venta de la obra sea una categorización adecuada para un escritor.
Si con el término nos referimos a la libertad del autor para publicar su trabajo sin las recomendaciones o exigencias de un editor, he de decir que si un escritor no las considera válidas, siempre se tendría que negar a ellas. De manera que, sea un autor con editor o sin él, siempre ha de ser independiente, escribir como uno considera y sobre lo que le urge.

Raquel: ¿Qué opinas de esta generación de escritores?
David: Aunque parezca mentira, no dispongo de dispositivos de lectura digitales. De modo que no he tenido la ocasión de leer ninguna obra de escritores que publiquen en formato electrónico. Es algo que deberé subsanar, porque ser de los primeros en descubrir un nuevo talento, debe de ser gratificante.
Sí que leo críticas, opiniones de los lectores y sé que algunos han conseguido contratos con editoriales tradicionales. De modo, que sin duda hay obras de calidad a disposición de los lectores. Si no las hubiera, nadie las compraría. El panorama debe ser amplio como el del mercado editorial tradicional: con libros nefastos, buenos y excelentes.

Raquel: ¿Sueles leer obras de otros compañeros escritores tuyos?
David: Sí, leo mucho. Aunque es probable que ellos no me consideren todavía colega suyo.

Raquel: ¿Nos recomendarías alguna obra de estos compañeros?
David: A nivel nacional, entre las novedades del último año, destacaría a Sergio Del Molino con La hora violeta y a Carlos Castán con La mala luz. Son libros de gran calidad literaria que describen con meticulosidad los sentimientos.

Raquel: ¿Has intentado presentar tu obra a alguna editorial?
David: Lo hice a dos. Fue un proyecto de publicación, no les mandé el manuscrito, pero no hubo ningún interés por su parte. Fui impaciente, quizá porque mi único interés era conocer la opinión de los lectores, y decidí utilizar los nuevos medios de publicación.

Raquel: ¿Has encontrado muchas puertas cerradas y negativas?
David: Dos, como he comentado. Pero no hay que desanimarse por ello. Es normal recibir negativas cuando se comienza en el mundo de la literatura, como en otros ámbitos. Muchos grandes escritores, entre ellos, Proust o George Orwell recibieron un no por respuesta en sus inicios.

Raquel: ¿Cómo surgió la posibilidad de traducirla a otro idioma?
David: Un día recibí la sorpresa de que una de mis antiguas profesoras de inglés en el instituto se puso en contacto conmigo. Había leído El juego de Alex y le había encantado. En broma, le dije: <<En el futuro necesitaré una traductora>>. Y ella decidió que el futuro empezaba ese día. Marga Herrero es una mujer valiente, emprendedora y llena de entusiasmo. Le agradezco enormemente que lo tradujera. Antes de su publicación, pasó las correcciones de varios nativos. De manera que una de mis principales preocupaciones: conseguir una traducción real del lenguaje coloquial y juvenil que emplean algunos personajes, quedó zanjada satisfactoriamente.

Raquel: ¿Guardas en el cajón bocetos anteriores que aún no te has atrevido a enseñar al público?
David: No. Cuando vivía con mis padres los cajones eran estrechos y mi madre hacía limpieza diaria.

Raquel: ¿Tienes algún libro más publicado?
David: Sí, en el año 2007 publiqué un ensayo de investigación histórica sobre la historia del Ayuntamiento de Utebo. El pueblo en el que he residido la mayor parte de mi vida.

Raquel: ¿Existen proyectos futuros?
David: Lo que tengo ahora en el cajón de mi casa —el disco duro de mi ordenador si no queremos emplear la metáfora— son dos nuevos trabajos: una novela y una colección de relatos —dos de ellos los podéis leer en mi web: http://www.davidgarciamolina.com/el-hombre-que-invento-zaragoza/ —.

Raquel: ¿Cuándo volveremos a ver una nueva obra de David García?
David: Seré más paciente e intentaré buscar el respaldo de una editorial. Quiero que además de estar disponibles en formato digital, también lo estén en papel para llegar a todos los públicos. De modo que todo dependerá de cuánto tardo en conseguirlo.

Raquel: ¿Volverás a escribir sobre el mismo género o nos sorprenderás con otro tipo de escrito?
David: Lo que he escrito no tiene nada que ver con El juego de Alex. Tanto la novela como los relatos tienen un estilo personal acusado, cargan más peso en los personajes y poseen una mayor profundidad sicológica: son puñetazos al alma, o eso he pretendido conseguir.

Raquel: ¿Qué consejos les darías a aquellos que, como tú, quieren lanzarse a escribir y no saben por dónde empezar?
David: Estoy para recibir consejos, no para darlos. Pero bueno, no seré descortés con la entrevistadora… Leer, meditar, leer con detenimiento, permanecer con los sentidos alerta, leer y analizar y cómo no: ponerse a escribir hasta conseguir algo bueno.

Raquel: Para terminar, me gustaría darte las gracias por dedicarnos este tiempo y brindarte este espacio por si quieres decirles algo a nuestros lectores o al blog.
David: Lean mi libro —aunque aviso: si no les gusta no les devolveré el dinero—, visiten mi web, que ha quedado muy chula gracias a las fotos de Astrid De Sas, mi hermano Herme y al trabajo del mago de las computadoras, mi amigo Hector Plou (davidgarciamolina.com); y por último, les invito también a seguirme en las redes sociales: página personal en facebook y pérfil en twitter.

Lee la reseña de El juego de Alex realizada por Raquel Sánchez.

3 comentarios:

david g.m dijo...

Gracias, Raquel, por la entrevista. Ha sido muy completa y amena. Espero que tus lectores me conozcan un poquito más a partir de ahora.

Raquel Sánchez dijo...

De nada David. Ha sido un placer compartir contigo un rato y descubrir a otro escritor.

Marga Herrero dijo...

Me ha encantado leer vuestra entrevista.. y desde aquí, me gustaría invitar a todo el mundo a que lea esta novela llena de misterio e intrigantes situaciones que sin duda alguna no defraudará a ningún lector y se lee rápido, ya que hoy en día andamos todos faltos de tiempo.

M.H.